Saltar al contenido

▷ Bebederos automáticos

¿Tienes una mascota? ¿Estás pensando en comprar un bebedero para él? ¿Hemos acertado? Pues en ésta página encontrarás diferentes tipos de bebederos. Para ayudarte, te mostraremos nuestras recomendaciones para que tu decisión sea fácil, rápida y puedas darle lo que tu mascota se merece.


Tipos de bebederos para tu mascota

Un bebedero no es únicamente un recipiente para hidratar a nuestra mascota. Es más importante que eso, un buen bebedero permitirá a nuestra mascota disponer de agua fresca para hidratarlo bien. Los hay de todos los tamaños y diseños.

Bebederos con depóstos (clásico): son sencillos recipientes de agua, generalmente con forma redonda. Tienen un tamaño más grande o menos en funcionalidad del tamaño de tu mascota. Los de exterior se fabrican en acero inoxidable y los de interior normalmente de plástico.

Bebederos de doble recipiente: dentro de su composición hay dos depósitos. Uno es para la comida y otro para el agua.

Bebederos automáticos: están formados por un depósito, una boquilla y una válvula multidireccional. Cuando tu mascota toca la boquilla, accionará una válvula que dejará salir agua de manera proporcional.

Bebederos con tipo tolva: tienen un depósito y un dispensador. Dependiendo del agua que requiera tu mascota, el agua saldrá paulatinamente del depósito. Su virtud es que no es tan necesario recargarlos tan comúnmente.

Bebederos antisalpicaduras: tienen un diseño antigoteo que impide que el animal derrame agua por el suelo luego de beber.

Bebederos portátiles: Algunas mascotas tienen que beber agua aunque no estén en casa. Para ello, antes de que beban agua de charcos existen los bebederos portátiles. Se fabrican de tela impermeable o incluso de silicona. Su función es la de permitir al animal beber cuando va a ir de paseo o va a estar fuera de casa durante unas cuantas horas.


¿Cuáles son los beneficios de los bebederos automáticos?

Aunque los bebederos con depósitos (los clásicos de toda la vida) son la opción más barata y básica, no es la mejor. En los bebederos clásicos el agua se queda estancada, convirtiéndose muy probablemente en un caldo de cultivo para las bacterias. Éste tipo de bebedero deben ser lavados diariamente para prevenir la acumulación de las bacterias.

¿Qué ocurre con los bebederos automáticos? Pues todo lo contrario.

Ventajas
  1. Limpieza: los bebederos automáticos son mucho más higiénicos que los de depósito ya que impiden que el agua se estanque y evitan que el animal salpique fuera.
  2. Calidad del agua: al permanecer siempre en movimiento, el agua de los bebederos automáticos está mejor oxigenada y es más atractiva para el animal. Esto hará también que beba más y esté mejor hidratado, sobre todo, en verano.
  3. Diseño: generalmente, los bebederos automáticos poseen unos diseños más ergonómicos que los de depósito. Esto hace que beber sea más cómodo para la mascota.
  4. Vuelcos accidentales: los bebederos inteligentes son llamados también bebederos antivuelco por contar con circuitos cerrados inaccesibles para el animal. Los de depósito, aún contando con bases antideslizantes, pueden ser volcados si el can se apoya sobre él con la suficiente fuerza.
  5. Olores: al contar con filtros, el agua de los bebederos automáticos no huele aunque pase varios días en su interior.